Sites Grátis no Comunidades.net Wordpress, Prestashop, Joomla e Drupal Grátis


Total de visitas: 11558
Batería Asus G73JH-TZ091V

Los avances en la tecnología de las baterías hace posible, no solo que equipos ultraligeros tengan muchas horas de autonomía, sino también que equipos con un rendimiento que hace tan solo unas generaciones únicamente se podía esperar de un equipo de sobremesa, ahora puedan tener un formato de portátil con una autonomía suficiente para trabajar o ver películas aunque no tengamos enchufe a mano. El Asus VivoBook Pro N552V es un buen ejemplo de este tipo de logros tecnológicos, con procesador Intel Core de sexta generación, tarjeta gráfica dedicada, pantalla de hasta 4K de resolución, conectividad que contempla incluso USB-C,hasta 16 GB de RAM y almacenamiento de estado sólido.Y con todo, tiene autonomía para entre tres y cuatro horas de uso viendo películas o trabajando con aplicaciones que no expriman al máximo la CPU o la GPU.

La gestión de la temperatura, con una construcción en aluminio que favorece la disipación del calor que generan sus componentes es un factor que ayuda a que el equipo funcione correctamente.Los ladrones de coches solían utilizar métodos clásicos para abrir las puertas de los coches y poner en marcha el motor, pero los tiempos cambian y la evolución del sector y la integración de más y más tecnología en estos coches está provocando un cambio inquietante en ese tipo de tareas: ahora los coches comienzan a robarse con un portátil.Es lo que han descubierto en Houston, donde un par de ladrones fueron grabados con una cámara mientras usaban un portátil para abrir e iniciar el motor de un Jeep Wrangler y luego llevárselo cómodamente del garaje de su propietario. Este tipo de delitos está comenzando a ser cada vez más común, y eso hace que las alertas sobre la creciente informatización de los coches hayan aumentado.

Uno de los oficiales que investigaba ese robo indicaba que aunque no sabía exactamente lo que estaban haciendo los ladrones, parecía claro que habían logrado infiltrarse en el ordenador del coche para luego superar todos los mecanismos de seguridad tanto en el acceso a su interior como en su arranque. La organización National Insurance Crime Bureau ha indicado que este método está comenzando a ponerse de moda entre los ladrones de coches de última generación. A lo largo de los últimos tiempos hemos visto como el papel de la tecnología en el coche es cada vez más relevante, y eso preocupa ahora que vemos casos de ciberataques dirigidos a estos vehículos.

En realidad el problema no solo se ciñe al robo de coches, sino al uso de esas técnicas para propósitos mucho más inquietantes, como controlar un coche de forma completamente remota para cometer delitos e incluso catástrofes en las que haya vidas humanas en juego.Aquí hemos visto casos como los de los coches de Chrysler, pero es evidente que una de las empresas más afectadas potencialmente por el problema podría ser Tesla, aunque ha quedado demostrado que sus vehículos tienen una ventaja relevante: si los hackean pueden actualizarlos para parchear la vulnerabilidad.

En la feria IFA que se celebró el pasado mes de septiembre pudimos asistir a la presentación del ASUS ROG GX700, un portátil orientado claramente a gamers que sorprendía ya no tanto por su pantalla de 17 pulgadas con resolución UHD en una de sus variantes como por su otra gran característica: el módulo de refrigeración líquida.Ahora hemos tenido la oportunidad de analizarlo en profundidad y hemos podido verificar que estamos ante un equipo preparado para todo lo que uno pueda echarle encima actualmente. Si eres gamer y buscas lo más de lo más, atento: el ASUS GX700 podría ser precisamente lo que necesitabas.

Todo en este ASUS GX700VO de la familia ROG (Republic of Gamers) huele casi a despiporre, tanto en especificaciones como en diseño. Es como si los ingenieros de ASUS hubieran decidido cumplir los deseos de los usuarios más exigentes en un equipo exagerado en muchos apartados. La primera sorpresa es la forma en la que llega el portátil. No bastaba con una caja, no: a ASUS le ha dado por hacer llegar el equipo en una maleta rígida en la que encontramos muy bien protegidos tanto el portátil como el módulo de refrigeración líquida (el llamado ROG Hydro Overclocking System) y los cables y adaptadores de corriente. Hay, de hecho, dos adaptadores: uno de ellos más comedido para cargar únicamente el portátil (180W), y otro, enorme, para cargar todo el conjunto y suministrar la corriente necesaria al sistema de refrigeración líquida y al portátil al mismo tiempo.

El ASUS GX700 es como decíamos un equipo enorme: esas 17,3 pulgadas de diagonal condicionan el tamaño del equipo, pero también lo hace el hecho de que los marcos no son precisamente finos. El equipo tiene un peso nada despreciable de 3,6 kg sin contar el módulo de refrigeración, y en sus dimensiones sí que hay que destacar que el grosor, aunque importante por el enfoque del equipo, no es desmesurado (3,8 mm).En los laterales encontramos una buena dotación de puertos (tres USB 3.0, dos USB-C para el (cada vez más común) puerto Thunderbolt 3 y que también permiten actuar como puertos de carga, además de una toma mini DisplayPort y otra HDMI de tamaño completo. El lector de tarjetas y la toma de auriculares y micrófono en el lateral izquierdo contrastan con la presencia de un puerto Ethernet que seguro que vendrá especialmente bien en sesiones de juego online.

El diseño sigue las líneas de otros equipos de esta gama y hace uso de la llamada Armadura ROG Titanio y Cobre Plasma que se combinan con detalles como esas líneas en forma de LEDs que se iluminan cuando el equipo está encendido o cargándose, como también sucede con el logotipo de esta gama de equipos de ASUS.Esa pantalla da para muchas libertades, y eso se nota el teclado, con una disposición que deja claro los espacios que están a nuestra disposición y que incluye un teclado numérico en el que por ejemplo hay detalles curiosos: entre ellos, la tecla con el logo de ROG que permite acceder al Gaming Center, una de las utilidades clave para aprovechar al máximo el sistema.

Ese teclado cuenta además con una barra superior de seis teclas dedicadas a distintas macros y a activar otra de las funciones de interés para gamers, la grabación y emisión en broadcast de nuestras partidas a través de XSplit Gamecaster, que nos permitirá conectarnos no solo con tarjetas capturadoras sino con servicios como Twitch, UStream, Hitbox o YouTube, entre otros.El touchpad es también grande aunque lo son especialmente los botones izquierdo y derecho de ese componente, mientras que en la parte baja nos encontramos con cinco LEDs distintos que permite obtener información sobre si estamos o no conectados a la corriente, si hemos activado el modo avión o si el sistema de almacenamiento está siendo utilizado.

La parte trasera es igualmente llamativa -de hecho, es aún más llamativa que el resto del equipo- por la presencia del sistema de conexión al módulo de refrigeración líquida. Aquí nos encontramos con una serie de cuatro conectores que flanquean a un último conector central. Este último es el que precisamente sirve para cargar el portátil tanto de forma independiente como al conectarlo al módulo de refrigeración. La posición de ese conector es algo extraña para usuarios de portátiles convencionales, pero en este equipo esa ubicación tiene obviamente mucho más sentido.Mención aparte merece por supuesto el módulo de refrigeración líquida, un pequeño "mastodonte" de 4,6 kg que cuenta con un diseño singular que podría recordar a una docking station o incluso a un sistema de altavoces pero que en realidad se limita a proporcionar esa refrigeración extra cuando queremos lograr mayores rendimientos. El único puerto de conexión al exterior es el de corriente, con un conector poco usual y que como decíamos aprovecha ese gigantesco transformador de 330W y 1,2 kg de peso adicionales.

El diseño del módulo es llamativo por esas curiosas líneas y también por esa palanca o pestaña que sale de la parte trasera y que precisamente está dedicada a activar el anclaje definitivo del equipo a este módulo. El sistema es sencillo y eficaz, pero como era de esperar una vez unimos ambos elementos tenemos ante nosotros un verdadero monstruo de cerca de 10 kg -si unimos la fuente de alimentación- y unas dimensiones que lo dejan claro: esto no es un portátil al uso.Este es según ASUS -que nosotros sepamos, así es- el primer portátil del mundo con un sistema de refrigeración líquida integrado. El resultado es como decíamos poco similar a un portátil convencional, pero es evidente que hay nichos de mercado que seguramente estén muy interesados en esta solución cuyas especificaciones son destacables:

El primer detalle importante es el que afecta al procesador. Alguno podría esperar que ASUS podría haber optado por un micro con un TDP más elevado, quizás una variante de sobremesa, pero en lugar de eso el fabricante ha optado por una CPU que sigue estando orientada a ciertos portátiles con esos 45W de TDP pero que sobre todo cuenta con esa capacidad de overclocking que es seña de identidad del GX700VO.En ese procesador contamos con una gráfica integrada HD 530, pero la inclusión de la tecnología G-Sync en la gráfica dedicada hace que no haya posibilidad de intercambiar entre esta GPU y la GPU dedicada de NVIDIA. Eso sería una desventaja si lo que buscásemos es la autonomía de batería máxima, pero la orientación de este equipo hace que eso sea algo menos importante. Aún así es una lástima desaprovechar esa GPU integrada ya que la tenemos.