Sites Grátis no Comunidades.net


Total de visitas: 11541
Batería Dell KJ321

Con este concepto no habría demasiadas limitaciones para el usuario, montar el equipo es quitar un módulo y colocar el nuevo, y como podéis ver en las imágenes, son bloques cuadrados y limpios con una conexión, no hay elementos que sobresalgan, ni cables, ni posiciones erróneas. Según las imágenes vemos que hay otros algo más expuestos, como la gráfica.Obviamente en esas cajas van los componentes habituales de nuestros ordenadores. De hecho la placa base es normal y corriente, de tipo ATX - es un Intel Z170 -, pero queda fijada a la estructura, y es el resto de componentes los que podemos determinar como módulos.Parece que el resultado final es bastante limpio, también voluminoso, pero al menos no quedan las piezas como un Mega 32 sobre una Megadrive. Todo descansa bien ordenado y funcional, sin tener mucha idea de conectores y compatibilidades. En el pasado habíamos visto algo más futurista de la mano de Razer: Proyecto Christine.

1986 fue un año excelente para el mundo de los videojuegos. Basta recordar el nacimiento de 'The Legend of Zelda' y no haría falta decir nada más. Pero ese mismo año surgieron otras sagas legendarias, como 'Bubble Bobble', 'Dragon Quest' o 'Metroid'. Y como no podía ser de otra manera, también 'Castlevania'.Mucho antes de la debacle de Konami, entre los años 80 y 90 presenciamos la mejor etapa de la compañía nipona, siendo para muchos la más grande de por aquel entonces. Hoy vamos a recordar el nacimiento de 'Castlevania'.No se puede concebir la saga 'Castlevania' sin el clan de los Belmont. Empezando por Simon, protagonista de la primera entrega publicada por Konami un 26 de septiembre de 1986 en Japón, pasando por Christopher, Trevor, Ritcher, Sonia, Juste, Leon o más recientemente Gabriel ('Lords of Shadow'), entre otros.

Del mismo modo, tampoco se puede entender lo que significa un 'Castlevania' sin la figura de Drácula. Omnipresente, su imagen y poder impone como pocos. Otro icono fuertemente arraigado a la saga de Konami es el llamado Vampire Killer, el látigo que se ha transmitido durante generaciones enteras en la familia Belmont. Eso sí, también ha habido otros látigos, como el Hunter Whip de Nathan Graves en 'Castlevania: Circle of the Moon'. Pero a efectos prácticos, todos ejercen la misma función de erradicar la presencia de vampiros... o cualquier otro monstruo que se nos cruce a nuestro paso. ¡Whiplash! Aprovechando la superstición oriental con el número cuatro, no podemos obviar que, pese a que en occidente conozcamos a esta saga por 'Castlevania', su nombre original es 'Akumajō Dracula'. Esta denominación se refiere a lo demoníaco y le da más presencia a la figura de Drácula. Otro caso parecido es el de la saga 'Makaimura' de Capcom (Ghost'n Goblins). O sin ir más lejos, también a la figura demoníaca del propio Akuma de la saga 'Street Fighter'.

Huargos, esqueletos vivientes, fantasmas, zombis, o figuras icónicas del terror como Frankenstein o el propio Drácula, entre cientos de monstruos más. Las influencias de Konami son innegables: ha bebido de los clásicos del terror. Aunque si hubiese que resumir todo ese bestiario a un solo monstruo, nos quedamos con las puñeteras cabezas de medusa, destructoras de sueños por culpa de las caídas que nos propiciaban o al mortífero hecho de que nos podían convertir en piedra. Pequeñas, pero matonas. ¡Odiosas a más no poder! En relación a esa diminuta criatura del infierno, nos topamos con la torre del reloj, una de las fases más recurrentes en los 'Castlevania' y también de las más complejas. Principalmente por culpa de las cabezas de medusa. ¡Que me dejéis!Otro icono de la saga de Konami lo tenemos en las velas (o candelabros y más variantes) que destruíamos para obtener principalmente corazones o dinero.

Siguiendo con esas acciones atemporales que nos ha dejado el clan de los Belmont y compañía, nos topamos con esas paredes que se rompían y que nos daban comida (o incluso equipo de ataque o defensa), al igual que techos y el propio suelo para dar acceso a otras salas. Algunas eran difíciles de ver.'Castlevania' cuenta con canciones memorables. Siempre las ha tenido, y desde el principio. Sería un pecado no mencionar Vampire Killer, compuesta por Kinuyo Yamashita y Satoe Terashima, para la primera entrega de 1986. Pese a que el látigo ha sido casi siempre el arma principal, hemos tenido secundarias de peso. Mi favorita siempre ha sido el hacha, pero nunca le he hecho ascos a otras, como las dagas o los crucifijos. Ni qué decir tiene que en algunos 'Castlevania' las hemos tenido como principales y en donde también han tenido cabida todo tipo de espadas, como la Katana Osafune.

Como hemos dicho, en 1986 surgieron 'Metroid' y 'Castlevania', pero la primera entrega de la saga de Konami fue lineal. En 'Castlevania II: Simon's Quest' (1987) se empezó a jugar más con la libertad y la exploración libre. Por tener, tenía hasta mapa. Pero donde de verdad surgió de un modo claro el término metroidvania fue con 'Castlevania: Symphony of the Night' al asimilar la profundidad del clásico de Nintendo, consiguiendo acceso a más zonas a medida que conseguíamos habilidades. Todo aderezado con un claro componente de RPG. Una de las mejores cosas que nos ha dejado Konami ha sido la fuerte presencia de esta saga en portátiles. Desde el primer 'Castlevania: The Adventure' de la Game Boy en el año 1989, pasando por las entregas de Game Boy Advance y Nintendo DS. Jugar desde cualquier sitio a un 'Castlevania' es una gozada. ¿Lo malo? Que llevamos desde 2008 sin nueva entrega exclusiva de portátiles. Fue, recordemos, el metroidvania 'Castlevania: Order of Ecclesia' de la Nintendo DS.

Konami no pudo evitar sucumbir a la moda de las 3D a mediados de los noventa. Si bien las primeras entregas de Nintendo 64 o PS2 hoy en día hacen daño a la vista, incluso con el suavizado de texturas gracias a la emulación, con el tiempo se ha demostrado que también se pueden hacer buenos 'Castlevania' en 3D. Un ejemplo sobre esto último lo tenemos en los encargos de Konami al estudio español MercurySteam, donde parieron dos entregas de sobremesa de 'Castlevania: Lords of Shadow' y una portátil, 'Castlevania: Lords of Shadow - Mirror of Fate' (que acabó llegando posteriormente a sobremesa también). A destacar el primero de todos, donde estuvo involucrado el equipo de Kojima.

Uno de los momentazos que nos dejó 'Castlevania: Symphony of the Night' fue ese castillo invertido tras lo que aparentaba ser el final del juego. Pero no. Teníamos una aventura el doble de larga, y con un tramo más difícil. ¿Alguien logró el 200,6% del mapa? Yo creo recordar que me quedé en el 199,4%. 'Castlevania: Aria of Sorrow' fue el tercer y último 'Castlevania' desarrollado para la Game Boy Advance, y uno de los que más se recuerda, especialmente por su novedoso sistema de almas tácticas, mediante el cuál podíamos absorber la esencia de un enemigo y desbloquear nuevas habilidades o poderes de toda índole para Soma Cruz, el protagonista. Era una fórmula de lo más adictiva.

En pleno 2010, Konami nos sorprendía con la publicación de 'Castlevania: Harmony of Despair', el primer 'Castlevania' con componente multijugador online. Podíamos jugar con cinco personas más y su desarrollo recordaba al clásico modo Boss Rush. También volvió a las raíces al prescindir de la experiencia.Como hemos dicho antes, 'Castlevania' cuenta con bandas sonoras memorables en toda su trayectoria, siendo Bloody Tears, obra de Kenichi Matsubara, otra de las más recordadas. La escuchamos por primera vez en el 'Castlevania II: Simon's Quest' de 1987. Mención especial, ya de paso, para las soberbias composiciones de Michiru Yamane en el citado 'Castlevania: Symphony of the Night', o el de mi tocayo Oscar Araujo en los 'Lords of Shadow'. ¡Hay para dar y tomar!

A pesar de la clara predominación de las consolas de Nintendo en 'Castlevania', y en menor medida, las de PlayStation o Xbox, entre otras, SEGA gozó de dos entregas, siendo una de ellas exclusiva de la Mega Drive. Hablamos, claro está, del 'Castlevania: The New Generation' (también conocido por 'Bloodlines' en EEUU). El otro fue el 'Castlevania: Symphony of the Night' de la Saturn, con esa Maria Renard como personaje jugable, al contrario que en la primera PlayStation. Si bien el castillo de Drácula ha estado muy presente en toda la saga, hemos visto cómo algunas entregas nos han llevado a otras localizaciones más alejadas del vampiro más famoso perpetrado por Bram Stoker. Así pues, en 'Castlevania: Portrait of Ruin' viajamos, por ejemplo, a Egipto, entre otras zonas llamativas. Siendo una saga tan popular, llama la atención que tardase tanto, hasta 2008, en concreto, en sumarse a la fiebre por los juegos de lucha (esta tendencia estaba a la orden del día en los 90). Sin embargo, ese 'Castlevania Judgment' de Wii era un despropósito en todos los sentidos. Corramos un tupido velo, por favor.

Hasta probó suerte con un shooter sobre raíles en plan 'The House of the Dead' con 'Castlevania: The Arcade', como descubrimos a finales de 2008. La recreativa acabó saliendo al año siguiente y pasó sin pena ni gloria por los salones.
En ciertos 'Castlevania' no hemos estado solos. En el citado 'Castlevania: Portrait of Ruin' de la Nintendo DS pudimos intercambiar a voluntad entre Jonathan Morris y Charlotte Aulin, mientras que en el 'Castlevania: Symphony of the Night' contamos con la inestimable ayuda de cinco familiares. Tan solo podíamos tener uno activo, pero podían subir de nivel y estorbaban al enemigo.

Lo de la película de 'Castlevania' es todo un culebrón. Se anunció en 2005, pero a lo largo de los años fue sufriendo diversos reveses hasta que le acabamos perdiendo la pista en 2012, donde se dijo que el proyecto aún seguía en marcha. Viendo el panorama actual, con un montón de películas sobre videojuegos planeadas, no descartamos que se retome ésta. ¡A ver cómo acaba! Y rematamos con otra figura esencial en la historia de 'Castlevania': Alucard. Aunque fue personaje jugable en el soberbio 'Castlevania: Symphony of the Night', ha estado muy presente en la saga, como el citado 'Castlevania: Aria of Sorrow' de la Game Boy Advance (y su secuela, 'Castlevania: Dawn of Sorrow' de la Nintendo DS), e incluso del 'Castlevania III: Dracula's Curse' de la NES del año 1989. Suponemos que a estas alturas no hace falta decir quién es Alucard, ¿verdad?

El próximo 4 de octubre tenemos evento de Google, y parecía que los protagonistas serían los nuevos Pixel y Pixel XL que renovarían la gama de smartphones de la firma y dirían adiós a la saga Nexus. De hecho el evento parecía más y más enfocado a hardware con rumores que hablan del nuevo Chromecast Ultra, su router Google WiFi, unas gafas VR DayDream View e incluso el lanzamiento de Google Home y dos relojes Android Wear.Ya con eso el evento se presentaba jugoso, pero puede que lo verdaderamente relevante no esté en el hardware, sino en el software. En las últimas horas se ha descubierto la existencia de un proyecto llamado Andromeda (¿Pixel OS?), y todo apunta a que Chrome OS y Android se fusionan definitivamente en una plataforma que estaría destinada especialmente a portátiles y convertibles. La cosa promete, y mucho.