Sites Grátis no Comunidades.net Wordpress, Prestashop, Joomla e Drupal Grátis


Total de visitas: 11147
Batería Fujitsu FMV-S8225

Diseñados para la productividad diaria y el entretenimiento, los notebooks ASUS VivoBook son alimentados por un procesador Intel Core i7 de 6ª generación y cuentan con gráficos discretos NVIDIA GeForce 920M con 16GB de RAM DDR4, una unidad de estado sólido de 256GB (SSD); y la tecnología SuperBatt que aumenta 3 veces el ciclo de vida de la batería en comparación de los portátiles convencionales.

El truco que vamos a comentar a continuación es realmente útil, sobre todo, si somos aficcionados a las webs de segunda mano o si queremos comprobar que ese portátil que nos hemos comprado está en perfecto estado. En estos ordenadores, la clave es la batería y además es que es un elemento que va a marcar las posibilidades que vamos a tener para sacarle partido por el precio por el que nos lo están vendiendo.
En la mayoría de las veces, los que venden no es que mientan pero tratan de endulzar la verdad y seguramente nos dirán que el portátil ha tenido muy poco uso o que siempre lo han utilizado conectado a un cable de corriente - uno de los motivos por los que la batería se deteriora con el tiempo porque está constantemente iniciando y cerrando ciclos de carga -.

Sea como fuere, si nos vemos con la duda o queremos asegurarnos, sólo tendremos que hacer una pequeña comprobación en el equipo con un sencillo comando. Para ello abrimos la consola del terminal en Windows 10 y la ejecutamos como administrador - botón derecho del ratón para elegirlo de la lista -, o alguna versión anterior ya que también es compatible con ellas, y escribimos en la pantalla la siguiente línea: powercfg /batteryreport.
Damos al botón Enter y lo que obtendremos es un archivo html que, cuidado, porque nos bajará en la carpeta en la que estemos trabajando en la consola. Este archivo, al hacer doble click sobre el, se nos abrirá en el navegador Edge, en el caso de Windows 10, o en el que tengamos configurado por defecto para abrir estos archivos. Es un documento lleno de datos pero vamos a ver los tres más importantes que nos dirán cómo está la "salud" de la batería.
También te puede interesar

Como evitar que se estropee la batería de tu móvil
Cómo saber si tienes que cambiar la batería de tu portátil con Windows o Mac OS
Los mejores portátiles con más de 10 horas de batería
El primero que nos encontramos es la capacidad para la que está diseñada la batería, en mWh y la capacidad máxima que tiene en ese momento. Cuánto más se acerque la cifra de carga real a la capacidad para la que está diseñado, es una mejor noticia.

El segundo que nos interesa es el historial de carga de la batería en los últimos tiempos. Primero vamos a ver si es verdad que se ha utilizado mucho o poco el equipo, ya que nos marca los días que se ha puesto a cargar y la carga que acumula la batería en cada uno de ellos. Si vemos que va descendiendo con el paso de los días, de nuevo, mala noticia.
Finalmente, nos vamos al último de los detalles que nos va a dar las horas que se estima que iba a durar el equipo con cada carga. En este caso, vamos a comprobar realmente si la batería dura lo que nos prometen ya que al final del todo tenemos la media de la vida de la batería basándose en todos los ciclos de carga desde que instalamos el sistema operativo.

Antaño nos esforzábamos por ahorrar tiempo y dinero, pero hoy en día una de nuestras principales preocupaciones es ahorrar... batería. Hacemos todo lo posible para que el móvil no muera mientras nos encontramos fuera de casa. Como llorarle al camarero del bar para que nos deje cargarlo un rato. El problema viene cuando no tenemos enchufes a la vista ni ese cargador portátil que juramos que vamos a comprar... Por eso, solemos tirar de un recurso que nos parece sensato: cerrar aplicaciones. Muy bien, aquí va la cruel realidad: no sirve para nada, e incluso empeora las cosas.

Puede que quieras hibernar tu ordenador para poder encenderlo rápidamente de forma posterior. Sin embargo, posiblemente el menú de inicio Windows 10 no te ofrezca esta opción. Puedes añadirla tú, ya que sólo tienes que completar varios pasos para habilitarla desde las opciones de energía de Windows. Si tienes un portátil con Windows 10, seguramente hayas manipulado las opciones de energía en alguna ocasión. Es el apartado dentro del Panel de Control que te permite modificar las acciones que realizará tu ordenador, digamos, al cerrar pulsar el botón Power.Para llegar a estas opciones de energía tienes que abrir el mencionado Panel de Control de Windows 10. El método más rápido es introducir su nombre en la caja de búsqueda que aparece junto al Menú de Windows.

Una vez dentro, debes seleccionar Sistema y Seguridad, submenú desde el que se controlan las entrañas de Windows 10. Entre otras alternativas, verás las Opciones de Energía acompañadas por el icono de una pila verde. Debes seleccionar Cambiar las acciones de los botones de inicio/apagado, la segunda justo debajo del submenú principal.

2: Las posibilidades del menú de energía de Windows
Como hemos dicho. Dentro de ellas se te ofrecen varias opciones, particularmente si tienes un portátil. Puedes configurarlo para que al cerrar la tapa entre en hibernación, también modificar las acciones que realizará tu ordenador si funciona con batería o con corriente alterna.

La comodidad que ofrece personalizar las acciones relacionadas con la batería y la energía hacen de este menú una parte central de los ordenadores portátiles. Son muchos los usuarios que cierran la tapa habitualmente, ocasionando apagones indeseados y pérdida de datos.Con el menú de energía de Windows no sólo puedes añadir Hibernar al menú de inicio, sino que puedes configurar infinitas acciones del sistema.

3: Añade Hibernar a las opciones del menú de inicio de W10
Para añadir Hibernar a tu ordenador con Windows 10 deberás ser usuario administrador del equipo. Como podrás ver, junto a la opción de Cambiar la configuración actualmente no disponible, aparece el icono característico de restricción a Administrador.

Si ya lo eres, haz click con el botón izquierdo del ratón sobre él. Se habilitará un campo en la zona inferior del menú, llamado Configuración de Apagado.Dentro de esta configuración, puedes activar el Inicio Rápido, la hibernación de Windows 10 y desactivar algunas de las opciones existentes, como Bloquear o Suspender el ordenador.Cuando hayas decidido qué opciones quieres añadir al menú de inicio de Windows, puedes guardar los cambios y cerrar el panel de control. De forma automática se habrá añadido Hibernar a las opciones de energía de Windows 10.Aunque tenemos que remontarnos a 1989 para encontrar la primera aventura en el mundo de la informática portátil del Apple, no fue hasta 17 años después cuando se lanzó el primer MacBook.

Desde 2006 hasta ahora mucho ha llovido y numerosos son los cambios que ha sufrido esta familia. Empezaron siendo equipos de plástico, en tonalidades blanca y negra. En 2008 adoptaron el chasis de aluminio cepillado del MacBook Pro y, tras la aparición del modelo más “mobile” el MacBook Air, la última renovación de los MacBook adoptó el diseño en cuña, y la delgadez extrema como signos de identidad. Si utilizáramos para los portátiles de Apple la misma notación que ellos utilizan en sus smartphones podríamos decir que el equipo que acaba de presentarnos Apple es un MacBook 2015"S". El aspecto exterior coincide milimétricamente con el modelo al que sustituye, y mantiene todos los rasgos de diseño que ya encontrábamos en el equipo de 2015.

Todo menos la gama de colores, en los que podremos encontrar disponible este nuevo modelo, que añade al portfolio existente un nuevo color, el oro rosa. Consiguiendo, de este modo, igualar las tonalidades disponibles con las que ya podemos encontrar en los smartphones iPhone 6S y 6S Plus.Pese a compartir el resto de características físicas con su predecesor, nunca está de más repasarlas para, un poco más adelante, analizar los elementos que sí han cambiado.

Dentro de la gama de equipos portátiles de Apple, la serie MacBook es la única que no nos permite elegir entre diferentes tamaños de pantalla. Así, mientras en la gama Air disponemos de modelos de 11 y 13 pulgadas, o en la Pro de 13 y 15 pulgadas, en el nuevo MacBook volvemos a encontrar exclusivamente el panel Retina IPS de 12 pulgadas. La (extraña) resolución de 2.304 x 1.440 píxeles, ofrece una densidad de píxeles de 226 ppp, lo que dentro de la gama portátil de Apple, supera cualquiera de los modelos Air, con unos 140ppp, y tan solo se ve superado por los 227 ppp del MacBook Pro 13 pulgadas.

Al igual que el modelo anterior, la calidad de la pantalla es bastante buena. En las pruebas de laboratorio hemos medido 345 lum. de brillo medio. Unos valores necesarios para el perfil de uso que se espera le daremos a este equipo y que pasa por su utilización al aire libre y bajo condiciones de alta luminosidad, como pueden ser estos días veraniegos que ya nos acompañan y que no supondrán un inconveniente para el MacBook.

Análisis a fondo del iPad Pro más potente de Apple
El gamut alcanza un 98% del espacio de referencia sRGB, lo que se traduce, como es habitual en los equipos de Apple, en unos colores limpios, vivos y realistas. Aunque con respecto al tema de la pantalla seguimos preguntándonos cuándo apostarán, de una vez, los de Cupertino por incluir un panel táctil en sus portátiles.