Sites Grátis no Comunidades.net


Total de visitas: 12426
Batería IBM ThinkPad T43

Descubre qué aplicaciones consumen más en un portátil con Windows 10
El otro acceso directo es Cambiar la configuración de ahorro de batería. Aquí existen posibilidades como ella activación del Modo Ahorro en el uso de la batería (con posibilidades como el reducir el brillo de la pantalla). Aparte, se pueden incluir aplicaciones que pueda ejecutarse en segundo plano si esto ocurre. Aquí debes establecer los parámetros que mejor se adapten a tus necesidades.
¿Alguna vez te has parado a pensar por qué un portátil se calienta como un horno? Bueno, es cierto que no hasta ese punto... pero casi. Los portátiles se calientan una barbaridad, y todavía más cuanto mayor tiempo lo usamos.

¿Por qué? ¿A qué se deben estas temperaturas y, sobre todo, qué consecuencias tienen? Hoy vamos a hablar de uno de los problemas más comunes entre la tecnología y que también está entre los que más efectos negativos pueden traer consigo. Hoy vamos a hablar de portátiles, de calor y de cómo evitarlo.
¿Por qué se calienta un portátil?

Tanto los portátiles como otro tipo de dispositivos electrónicos se calientan a medida que los usemos, y cuanto más potente sea el cacharro, mayor calor generará. Esto es debido a que por los componentes electrónicos y por la circuitería pasa energía eléctrica, y debido a la resistencia de los conductores se genera un calor bajo el Efecto Joule.

A día de hoy no existen formas de mitigar este calor, salvo utilizar potencias muy reducidas (por ello los smartphones se calientan menos, aunque también lo hacen, o dispositivos como la Raspberry Pi no necesitan ventilación adicional). Es por ello por lo que los fabricantes inventan sistemas de refrigeración como los utilizados en ordenadores, y que ayudan a reducir su temperatura de funcionamiento.

Notebook Ref Schema
El funcionamiento de la refrigeración en un portátil: calor fuera y frío dentro
El calor es uno de los grandes enemigos de los portátiles en particular, y de todo dispositivo tecnológico en general. Es muy malo para un ordenador que el calor se mantenga en el interior, elevando la temperatura física a la que se encuentran los componentes, ya que en casos extremos puede llegar a crear un daño físico en los chips que muchas veces es irreparable y necesita reemplazar algunos componentes.

Además, el incremento de temperatura debido al uso está relacionado directamente con la potencia energética necesaria para hacerlo funcionar, y este término de potencia también es proporcional con la potencia de cálculo ofrecida por el ordenador. Cuanto más potente sea un ordenador, más se calentará. Tal vez te has fijado en alguna ocasión en que los ordenadores gaming son de generosas dimensiones, debido a que necesitan albergar tanto unos componentes más grandes... como un sistema de refrigeración también de mayor tamaño que sea capaz de reducir la temperatura de funcionamiento.

Computer Cooling
Cuando hace mucho calor... (imagen vía Wiremod)
¿Cómo se combate el calor de un ordenador? La solución más habitual en la electrónica moderna es hacer uso de una combinación de disipadores y ventiladores. Los disipadores van adosados a los chips y se encargan de 'sacar' su calor al exterior; por su parte, los ventiladores mueven el aire caliente alejándolo del componente.

Tradicionalmente siempre han existido algunos componentes que se calientan más que otros, algo que es fácil de comprobar en un ordenador de sobremesa: el procesador central (CPU) y el procesador gráfico (GPU) suelen equipar grandes sistemas de refrigeración, precisamente porque son los que más calor generan. En un ordenador portátil el funcionamiento es equivalente, aunque dado que todos los componentes están escondidos tras una carcasa no solemos verlo de primera mano (aunque cualquiera que destripe un portátil podrá comprobarlo).

Decíamos antes que existe un límite de temperatura en los componentes, que varía según el modelo concreto de chip. Por ejemplo, Intel es muy transparente en este sentido y las especificaciones técnicas de sus procesadores lo indican bajo la variable Tcase. Por ejemplo aquí están las características del Core i7-6700K, que señalan una temperatura máxima admitida de 64 grados Celsius.

Intel Tcase Max
En otros modelos de procesadores la temperatura es diferente, y generalmente se sitúa entre 80 y 100 grados. Los fabricantes de los componentes se refieren a esta temperatura Tcase como un valor tal que, si se sobrepasa, puede implicar daños físicos al chip, y por lo tanto un mal funcionamiento posterior.

La industria, consciente de este problema, ha implementado barreras muy comunes en la tecnología de hoy en día: dado que los ordenadores disponen de una amplia variedad de sensores, entre ellos de temperatura de varios de sus componentes, si los chips se acercan a los límites impuestos (los 64 grados Celsius de los que hablábamos antes) el propio ordenador se reajusta automáticamente para evitar llegar a esa cifra. En caso de continuar elevándose puede llegar incluso a apagarse, algo que ocurre también en teléfonos. Los ordenadores suelen permitir una amplia configuración para avisar al usuario en caso de que se alcance una temperatura crítica, llegando incluso a apagarse automáticamente; consulta tu BIOS o UEFI para más información.

Bios Temperature Limit
Te avisa a los 70 grados, se apaga a los 75. Una imagen de Timtrott
El reajuste automático del hardware implica que los componentes limitan su rendimiento, con la finalidad de reducir la energía necesaria para funcionar y así generar menos calor. El lado negativo es precisamente que la potencia capaz de ofrecer el ordenador 'en su conjunto' será menor, y si bien no suele ser una diferencia muy significativa sí puede tener algún impacto en determinados casos.

Es importante mencionar que una exposición prolongada al calor puede implicar una reducción en la vida útil del portátil en general, aunque hemos de reconocer que cada vez son más duraderos. Un usuario que sólo utilice su portátil para jugar puede tener mayores problemas que otro que sólo lo utilice para navegar por Internet, pues los videojuegos necesitan más potencia de cálculo, y por lo tanto más energía necesitarán y más calor generarán. Esto no tiene impacto en el corto plazo, pero sí cuando la acción se repite durante muchos años.