Sites Grátis no Comunidades.net


Total de visitas: 10897
Batería Lenovo 57Y6625

El uso de drones se ha popularizado cada vez más, debido a su gran potencial en áreas muy dispares. La posibilidad de desplazarse rápidamente sobre terrenos irregulares o de difícil acceso, ofreciendo imágenes a vista de pájaro, son su bazas más atractivas. Sin embargo, su principal inconveniente es la pequeña capacidad de la batería, lo que limita el tiempo de vuelo a menos de una hora.

Todo un desafío al que se enfrenta también el resto de dispositivos electrónicos que nos rodea en esta era tecnológica. En busca de alternativa a las tradicionales baterías de iones de litio para ganar autonomía, un equipo de investigación de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pohang (POSTECH), en Corea del Sur, ha desarrollado una pila de combustible de óxidos sólidos (SOFC).

Según detalla la universidad en un comunicado, los logros del proyecto van más allá de lo esperado a tenor de las pruebas realizadas, pues no sólo se puede aplicar a pequeñas pilas de combustible para teléfonos móviles, ordenadores portátiles o drones, sino también a baterías de gran capacidad aptas para vehículos eléctricos. Las SOFC, conocidas como pilas de combustible de tercera generación, están siendo importante objeto de estudio por su estructura simple, exenta de problemas de corrosión o de pérdida de electrolito. Su función es convertir el monóxido de carbono o hidrógeno en electricidad por la migración de iones de oxígeno a través de un electrolito cerámico sólido.

Mucho han cambiado las pilas de combustible desde los primeros diseños. Fue el abogado londinense Sir William Robert Grove quien demostró a mediados del siglo XIX que se podía obtener energía a partir de la reacción electroquímica entre el hidrógeno y el oxígeno. En este caso la batería de gas estaba compuesta por cuatro celdas electroquímicas, cada una con un electrodo con hidrógeno y oxígeno separados por un electrolito.

Ir a la Universidad sin un buen ordenador portátil hoy es inconcebible: limita tus posibilidades de aprendizaje, las habilidades que puedes adquirir y los conocimientos que puedes explotar. Sin embargo, no se trata de comprar cualquier tipo de ordenador, tienes que saber cómo elegir un gran portátil para la Universidad. Para ayudarte te acercamos algunos consejos:
Uno de las principales quejas de los universitarios es el peso de sus portátiles. Los expertos recomiendan optar por ordenadores de 11 a 14 pulgadas de tamaño y no más de 2,5kgs de peso. Las pantallas de 11’’ suelen ser problemáticas ya que reducen notoriamente la visibilidad y requieren de mayor esfuerzo visual. También conviene asegurarse que tienen varios puertos USB, al menos un puerto HDMI o salidas para el monitor.

2. Una mayor capacidad de duración
Si dispones de presupuesto, opta por el metal sobre el plástico, ya que son materiales más duraderos y difíciles de romper. Intenta darle un pequeño empujón con los dedos: cuanto más se flexione menos será. No todos los plásticos son iguales, por lo que si se dobla o contonea, seguramente no dure. Probablemente tenga un coste 20% mayor, pero durará más.

3. Piensa a largo plazo
Quieres optar por algo que no se quede obsoleto enseguida, que sea veloz y puedas realizar diversas tareas a la vez, con una RAM y un disco duro que mejoren el rendimiento y la fidelidad.
A la hora de definir las características que buscas en tu portátil, asegúrate de pensar a largo plazo. Los expertos en informática recomiendan estas facetas: Intel Core i3, 6GB de RAM, disco duro de 500GB o más (en lo posible SSD, es mejor) y Wi-Fi 802.11ac.

4. Ten en cuenta los sistemas operativos
Ante todo conviene que consultes los requerimientos de software de la Universidad, ya que algunas requieren de un sistema operativo específico para operar sus plataformas. Los portátiles con Windows 8 y 8.1 ofrecen una actualización anual a Windows 10, por lo que tendrás el sistema moderno con su asistente digital, Cortana.
Los amantes de OS X querrán apegarse a los MacBooks, y cuenta con versiones mejoradas de Split View y Spotlight, y si tienes otros dispositivos Apple, como el móvil o el iPad, es una apuesta ideal ya que conoces el sistema y será más fácil sincronizarlos.

Los Chromebooks, si bien ofrecen opciones limitadas de software, son ideales para las personas con presupuestos más reducidos y que prefieran hacerlo todo de manera online.
5. Al menos 6 horas de vida de la batería
La vida útil de la batería es algo que debes considerar, ya que muchas veces no tendrás acceso a la corriente durante algunas horas y no tendrás cómo cargar el portátil. Intenta tener al menos 6 horas de batería sin corriente. El promedio tipo suele ser de 6 horas, 52 minutos, aunque algunos modelos pueden extenderse por mucho más tiempo.
6. Teclado y touchpad
Prueba ambos controles en la tienda antes de comprar un ordenador para ver cómo se siente y si es cómodo. El teclado debe ser mullido y confortable, nunca demasiado rígido. El touchpad debe ser multitouch, permitirte diversos gestos como realizar zoom.

Este último compuesto es el que ha permitido desde entonces que existan diferentes tipos de pilas. Dependiendo del electrolito varía la reacción química que se produce y, por tanto, las propiedades y aplicaciones de la pila.

En los últimos tiempos lo tradicional era el uso de silicio como componente principal, al tratarse del material más utilizado en micro fabricación. Sin embargo, el estudio del profesor Gyeong Man Choi y su equipo, publicado en la revista Scientifc Report, ha demostrado una rápida degradación o poca durabilidad, por lo que no es apto para el uso en dispositivos que requieren un encendido y apagado rápido.

Por el contrario, el nuevo diseño combina por primera vez acero inoxidable poroso, un material térmica y mecánicamente fuerte y muy estable a las reacciones de oxidación/ reducción, con un electrolito de película delgada y electrodos con capacidad calorífica mínima. De esta forma se consigue incrementar de forma simultánea tanto el rendimiento como la durabilidad.

El resultado es una pila de combustible que el equipo de investigación confía poder adaptar tanto a dispositivos electrónicos portátiles como aviones no tripulados, al requerir ambos una alta densidad de potencia y un rápido encendido/apagado. En concreto, calculan que los drones podrán volar más de una hora, reduciendo la necesidad de carga de los teléfonos móviles a una vez a la semana. Paralelamente esperan poder desarrollar pilas SOFC de gran tamaño y bajo coste que sirvan como fuente de alimentación para la próxima generación de automóviles.

Artículos relacionados
Crean una batería desechable con forma de estrella ninja
La UCO obtiene nuevos materiales para baterías con tecnología de plasma
Un sistema aprovecha la energía del caminar para cargar el smartphone
Una batería de litio y azufre de la Universidad de Córdoba dura el doble que las de ion litio
Crean un papel-batería con gran capacidad de almacenamiento energético
Combustible de hidrógeno

La universidad coreana se suma así a la investigación para conseguir mayor autonomía en los drones, reto en el que trabaja también la compañía de tecnología energética británica Intelligent Energy. En este caso el estudio se centra en un prototipo de pila de combustible de hidrógeno, con la que garantizan varias horas de vuelo y rapidez de recarga.