Sites Grátis no Comunidades.net


Total de visitas: 10419
Batería Toshiba Satellite P800

Otros aspectos que me han gustado a la hora de utilizar el portátil son su teclado retroiluminado con unas teclas con tacto agradable y que no hacen demasiado ruido, por lo que es muy agradable escribir con ellas. Tambiénme ha gustado el que tenga un touchpad preciso y bien acabado, y sobre todo un sonido Dolby Digital potente y de bastante calidad.Acer ha demostrado conocer el público al que dirige su nuevo ultrabook, y ha conseguido ofrecer una alternativa solvente y bien acabada que con un precio de 1000 euros ofrece especificaciones parecidas a otros portátiles de 1500 euros. Para ello ha tenido que hacer concesiones en el acabado, aunque a la mayoría de ellas ha sabido sacarles partido para que no le perjudiquen.

Todo ello en un equipo idóneo para navegar, llevárnoslo de viaje gracias a su tamaño, y trabajar en una oficina gracias a su potencia y su autonomía. No es portátil con el que vayamos a poder utilizar aplicaciones de diseño exigentes o los últimos videojuegos del mercado, pero tampoco pretende dar la impresión de que vaya dirigido a ese tipo de usuarios.Por lo tanto, El Acer Aspire S 13 es equilibrado, potente y con un buen acabado. Ofrece los suficientes argumentos como para ser una alternativa a tener en cuenta en su sector, pero no se arriesga a destacar en ninguno de sus aspectos para no poner en riesgo su gran baza, la del precio.Uno de los problemas de muchos ordenadores portátiles es que la fuente de alimentación es bastante aparatosa. Es cierto que hay excepciones pero es la norma y la verdad es que llevar semejante trasto encima no apetece. ¿Qué pasaría si tuvieran el tamaño del cargador de un smartphone? Pues hay quien ya ha encontrado la respuesta.

FINsix se ha apuntado al crowdfunding en Kickstarter para crear la fuente de alimentación “más pequeña del mundo” que dé 65 vatios de potencia. No sólo lo hace con un tamaño bastante comedido sino que además lo hace a un precio de salida bastante atractivo: 79 dólares, diez más si no somos de los primeros.Esta fuente de alimentación, que viene con un conector de enchufo tipo americano, además incluye un puerto USB 2.1A. ¿Por ser más pequeño tarda más en cargar? No, es un dispositivo con una conversión de potencia tan alta como un modelo estándar por lo que no tenemos que preocuparnos por ese detalle.Las 1000 primeras personas que respalden este proyecto podrán hacerse con él por 79 dólares. ¿Qué pasa con los MacBook de Apple? Habrá una edición especial para ellos pero será un poco más cara: 168 dólares. ¿Por qué es más caro? Porque FINsix tiene que comprar los cargadores originales para adaptarlos y poder adaptarlo a MagSafe y MagSafe 2.

Un proyecto muy interesante y del que muchos fabricantes deberían aprender para reducir el tamaño de las fuentes de alimentación. Una lástima que no haya versiones con el conector europeo ya que aunque es un detalle estético afea un poco el diseño del conjunto.Conocimos sobre Razer Core a principios de año, nos lo presentaron junto a minúsculo y capaz Razer Blade Stealth. El portátil está bastante anda bastante bien de especificaciones, pero siendo realistas no tiene la potencia para hacer funcionar en condiciones a los juegos más exigentes. ¿La solución? Ponerle un sistema auxiliar que se encargue de los gráficos, eso es Razer Core.

El mismo sistema lo vamos a poder utilizar en el fantástico equipo que han presentado en la Game Developer Conference 2016, el Razer Blade de 14 pulgadas. El principal problema que existía no tiene que ver con precios o compatibilidades, es que Razer Core no estaba en el mercado, y se le estaba esperando con ganas.Pues aquí está, también presentado en la GDC 2016, el Razer Core ya es una realidad que se pone a la venta en abril, de hecho sus creadores ya han abierto el periodo de reservas para los interesados en hacerse con uno.¿Cómo funciona? Pues a través del ancho de banda que ofrece Thunderbolt 3 (hasta 40 Gbps). Debe quedar claro que dentro cabe una única tarjeta gráfica, eso sí, de cualquier formato. Al mismo tiempo que recibimos potencia gráfica, también es capaz de cargar el portátil: Lo que nos ofrecen es un ‘núcleo’ donde conectar la tarjeta, y a su vez a un ordenador a través de un cable Thunderbolt 3/USB-C. También añade cuatro puertos USB 3.0 de tamaño completo, una conexión Gigabit Ethernet, y una fuente de alimentación de 500W.
Obviamente el equipo deja de ser portátil si le adosamos esta mini-torre. Pero creemos que tiene su sentido - al margen de su precio - al llegar a casa, conectado a un monitor más capaz.

El ‘dock’ no es nada barato, pedirnos 400 dólares tras haber comprado un portátil con un precio tan alto como los Razer, no es una broma. Y es que ese es el precio que tiene si lo adquirimos en un pack con el pequeño Stealth, si lo queremos suelto para usar con un equipo compatible, nos sale por 500 dólares. Y atención, tiene que quedar claro, ahí dentro no hay ninguna tarjeta gráfica, eso corre a nuestra cuenta. Hay espacio para tarjetas PCI-Express x16, las más potentes - y doble altura - que nos pueden ofrecer AMD o NVIDIA:Cuando tenemos un portátil en nuestras manos, cuesta imaginar la historia que hay detrás. En el caso de Toshiba la trayectoria es larga, porque fue el primer fabricante a nivel mundial en comercializar un portátil en 1985, el Toshiba T1100.

Entre aquel primer modelo y los modernos Toshiba que hoy lideran el mercado de movilidad para profesionales y empresas, el recorrido por los avances tecnológicos ha sido un camino sin tregua ni pausa, ya que en muchos casos las soluciones del fabricante japonés han sido pioneras en el mercado.Estamos en 1985 y para enmarcar en el contexto histórico el lanzamiento del Toshiba T1100, no hay más que recordar que en ese año España y Portugal firmaron el tratado de adhesión a la Comunidad Europea, se encontraron los restos del naufragio del Titanic y Orson Welles nos dejaba para siempre.El portátil Toshiba T1100 iniciaba la era de dispositivos digitales móviles, anticipándose al futuro tal y como lo conocemos hoy. Su componentes puede ahora hacernos esbozar una sonrisa, pero en su día supusieron un triunfo de la miniaturización.

Dentro de sus 4 kg de peso el Toshiba T1100 albergaba una pantalla en blanco y negro de 9,1 x 4,7 pulgadas, que brindaba una resolución de 640x200 píxeles. El corazón del aparato era un procesador Intel 80C88 a 4,77 MHz. Disponía de una disquetera de 3,5 pulgadas para disquetes de 720 Kb de capacidad y la “friolera” de 512 Kb de memoria RAM, una cantidad importante para la época. En cuanto al sistema operativo, MS-DOS 2.11.Al año siguiente Toshiba lanzó al mercado el primer PC portátil con procesador Intel 286. En ese mismo año el fabricante japonés introdujo en el mercado, también de forma pionera, el primer disco duro interno en un portátil. Un año más y Toshiba ya ofrecía portátiles con procesador Intel 386, adelantándose así a otros fabricantes.

Los 90 fueron una década de grandes avances en el mundo de la movilidad, donde Toshiba introdujo una serie de tecnologías pioneras en el mercado, como el primer portátil con batería NiMH de larga duración en 1990, o la pantalla TFT en 1991.En 1992 Toshiba daba un paso al frente con el lanzamiento del primer portátil con procesador Intel 486. Un año después ofrecía a sus clientes el primer ultraportátil del mercado con batería de iones de Litio: Toshiba T3400CT.El modelo T3400CT fue revolucionario, contaba con un procesador Intel 486SX a 33 MHz, 4 GB de RAM (ampliables a 20 MB), y un rápido disco duro de 120 MB con un tiempo medio de acceso inferior a 15 milisegundos.Su pantalla de 7,8 pulgadas de matriz activa TFT/LCD brindaba 256 colores. La batería permitía una autonomía de 4,5 horas. El peso del conjunto no llegaba, por poco, a los 2 kg. Si tenemos en cuenta que estamos hablando de la era Windows 3.1, no cabe duda de que el Toshiba T3400CT fue un modelo sobresaliente.

En 1994 Toshiba lanzó el primer portátil con procesador Intel Pentium, se trataba del modelo Libreto 50, con procesador a 75 MHz, 16 MB de RAM, disco duro de 810 MB y pantalla TFT.El año 1995 supuso de alguna manera la aparición de los sistemas operativos modernos, con el debut de Windows 95, que se distribuía tanto en disquetes como en CD-ROM. Nuevamente Toshiba se adelantó a los demás fabricantes introduciendo el CD-ROM en un portátil.En 1996 Toshiba lanzó otro modelo mítico, el Portégé 660 CDT, un equipo claramente dirigido al entorno profesional por prestaciones y precio. Contaba con un procesador Pentium a 150 Mhz, módem interno de 28,8 kbps, pantalla de color de 11,3 pulgadas TFT de matriz activa, 16 MB de RAM (ampliables a 80 MB), disco duro interno de 1,3 GB y CD-ROM 10x. El grosor del cuerpo del Portégé 660 CDT no llegaba a los 5 cm y el peso del conjunto apenas superaba los 2,3 kg de peso.